"Colgada" de Cuenca

Publicado en por Ludy


El casco histórico de Cuenca conserva la estructura urbanística de la época colonial, aunque la mayoría de las construcciones son del Siglo XIX, de la llamada arquitectura republicana.

Hay una gran sintonía entre lo moderno y lo antiguo, aunque muchos negocios tradicionales como carpinterías, sombrererías y panaderías se han visto sustituidos por restaurantes y otros comercios de servicios, y el tráfico ha hecho que muchas de las calles que antiguamente estaban adoquinadas, se hayan pavimentado perdiendo parte de su encanto.

Aún así, Cuenca es la ciudad de cuento, muy alegre y acogedora, con calles elegantes de casas de colores con tejas rojas, a las que se asoman balcones y patios floridos.  En casi cada plaza se puede encontrar una iglesia,  y si paseas como yo el  día de domingo  de Ramos, queda demostrado que aquí se vive con intensidad el catolicismo y que las palmas se vendieron pese a su prohibición por estar en peligro de extinción.

Es una ciudad con historia, donde se vive la cultura, y se producen muchos artículos de artesanía, entre los que destacan el sombrero de paja toquilla, elaborado a mano por los artesanos. Algunos de los sombreros son tan finos que se pueden doblar y vuelven a su forma original.

Está asentada en un valle bañado por cuatro ríos. Sólo a lo lejos se avistan las montañas. El Tomebamba es el río principal y divide la ciudad en dos partes: la ciudad nueva y la vieja, que está situada en la parte alta.

Desde luego una ciudad que quedará grabada en mi mente y mi corazón, no sólo por su belleza sino por el trato recibido

 


 

 











¿Y qué decir del acento de los Cuencanos?¿Qué??? No entiendo ná!





Etiquetado en ECUADOR

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post